El pueblo de Mira

Historia

Calle de la Cruz

Calle de la Cruz. 1920

La toponimia de Mira nos indica que se trata de un lugar elevado desde el que se divisa una gran extensión de territorio, podría ser sinónimo de atalaya. A pesar de ello hay quien piensa que el nombre de Mira proviene de un vocablo de origen hebreo que significa guarda custodio o centinela (schamira), señalando, a su vez, que la fundación de Mira serviría como mojón o hito entre thobelios y fenicios.

De tiempos de la dominación musulmana no hay restos ni vestigios, exceptuando el sistema de regadío de las huertas que mantiene su estructura original sin sufrir apenas cambios, pero en lo alto del cerro a cuyos pies se halla el pueblo hubo un castillo, enclave defensivo del paso hacia Valencia. Ya en esta época Mira era dependiente de la ciudad de Requena. El castillo de Mira fue conquistado a los moros por el arzobispo de Toledo, Don Rodrigo Jiménez de Rada en el año 1219 y se comenzó a repoblar con gentes cristianas del norte en 1222. En ese cerro queda la boca de un gran pozo que cuenta la leyenda que desde él se inicia un túnel que baja por el interior de la montaña hasta el río Mira. Ese pozo es conocido en el pueblo con el nombre de Pozo Mortero.

Carta del Concejo de Teruel

Carta del Concejo de Teruel

Del año 1252 es una Carta de alianza entre el Concejo de Teruel y el de Mira sobre deudores y fianzas en la que se autentifica con un sello de cera del concejo municipal y del que hoy se ha elaborado el escudo de la Villa.

En el siglo XV Mira sigue considerado como lugar de Requena aunque con Concejo propio. El siglo XVI entra en Mira marcado por el nacimiento, el 25 de marzo de 1500, de Antón Martín, uno de sus hijos más ilustres, primer seguidor de la obra de San Juan de Dios y fundador de varios hospitales en Madrid. En este siglo se construye la ermita de la Piedad. En 1537, Carlos I otorgó a Mira jurisdicción propia con el término que tenía cuando era aldea de Requena que por esta real provisión deja de serlo.

Iglesia de Mira

Iglesia de Mira

Los siglos XVII y XVIII consolidan la población y su urbanismo y es cuando se construye el edificio del Ayuntamiento, en la Plaza de la Villa, y la iglesia parroquial en honor a la Asunción de Nuestra Señora.

Como en el resto de la comarca el siglo XIX lo marcó la invasión napoleónica y las guerras carlistas, mientras que el siglo XX, tras la guerra civil y el período posterior de actividad de los maquis, de tanto interés en toda la zona, la despoblación hacia las grandes ciudades como Valencia y Barcelona fue el elemento predominante.

Actualmente, el pueblo de Mira junto a sus pueblos vecinos se encuentra en un proceso de desarrollo rural, novedoso y moderno, y en el que se tienen grandes esperanzas de futuro para un desenvolvimiento sostenible de los recursos naturales, culturales y socioeconómicos.

El escudo de Mira

Escudo de Mira

Escudo de Mira

El escudo actual, elaborado en el año de 1995, está basado en un antiguo sello concejil de Mira del año 1252 en el que se aprecia una torre de vigía alzada sobre una base o recinto de dos alturas, rodeada por una leyenda del SCONCEL de Mira, o sea, S.(igillum) CONCELLO MIRA, finalizando o empezando con una cruz patada. En definitiva, las armas de Mira quedan: de verde, una torre de plata aclarada del campo. La bandera de Mira, es cuadrada de color blanco, con el escudo de armas en su centro.